Un hecho de la vida real: un bebé apareció en su cuna tres días después de haber sido sepultado


Autor: Redacción | Fecha: 12-06-2017

imagen-articulo

 

Redacción Internacional.- Esta historia es 100% real, y sucidió hace algunos años. Se trata de uno los hechos más extraños que han sucedido en las últimas décadas, porque no sólo es un video difundido en internet, sino que diversos noticieros de distintos países han hablado de ello.

Es quizá uno de los hechos más extraños que han sucedido en las últimas décadas, porque no sólo es un video difundido en internet, sino que diversos noticieros de distintos países han hablado de ello. No tengo idea del dolor de una madre y un padre que tienen que sepultar a su bebé, pero ¿te imaginas que este aparezca días después?

En la ciudad llamada 25 de Diciembre (Paraguay), un matrimonio dio cristiana sepultura a su bebé de diez meses, en el patio de su casa, frente a familiares y amigos más cercanos.

Al pequeño le pusieron un cambio de ropa, lo metieron en un ataúd y lo enterraron bajo una capa de cemento.

 

El bebé apareció tres días después sobre la cama de sus padres, pero si la escena ya era fuerte y escalofriante, también lo era que el niño llevaba ropa diferente de la que le pusieron para sepultarlo.

Acto seguido –y todavía tembloroso por lo que estaban viendo-, el padre del menor, Haedo Benítez, pidió auxilio a las autoridades. Como era de esperarse, en pocos minutos el asunto ya estaba “haciendo ruido” en toda la comunidad, que rápidamente se reunió en la casa del matrimonio.

 

Cuando llegaron las autoridades ya había un cúmulo de gente esperando en el patio a que hicieran lo lógico: DESTAPAR LA TUMBA. El nicho cubierto de cemento estaba intacto, y frente a la cámara procedieron a abrirlo. Lo que descubrieron los dejó con la piel helada.

 

El ataúd estaba vacío. Efectivamente era su hijo muerto el que estaba sobre la cama. Las autoridades dijeron que el bebé no tiene marcas ni señas de haber sido manipulado, ni siquiera la ropa que traía puesta tiene huellas. ¿Qué sucedió aquí?

 

Lo único que pudieron hacer fue sepultar nuevamente al pequeño, pero ahora en un panteón, el más alejado de la casa de los padres. Las investigaciones continúan, y por lo pronto no hay respuestas.

Una de las versiones que se manejaron al principio, fue que la madre no pudo soportar el dolor de enterrar a su hijo y lo sacó de la tumba, pero  las cámaras son testigos de que aquel nicho –hecho de cemento– estaba completamente intacto al momento de abrirlo. ¿Qué opinas acerca de esto?

 


Te puede interesar
Modal