¿Qué más quieren estos legisladores?


Autor: Miguel Guerrero | Fecha: 10-31-2017

imagen-articulo

Un vehículo de lujo todo terreno (yipeta, como aquí se le conoce) cuesta en las casas concesionarias alrededor de U$ 72,000, pagando todos los impuestos.

Exonerado, privilegio exclusivo de senadores y diputados, se obtiene por aproximadamente la mitad de esa suma. En las ferias de autos que auspician los bancos principales se adquieren a plazo pagando mensualidades y con un pago inicial de entre un 15 y un 20% del valor del vehículo.

¿Para qué entonces necesitan nuestros honorables legisladores una exoneración abierta si la generosidad del gobierno les garantiza la posibilidad de importar, libre de impuestos, un vehículo de hasta US$ 100 mil, con lo que podrían adquirir el más lujoso de los modelos más caros del mundo?

¿Necesitan nuestros legisladores Mercedes Benz fabricados a su gusto, Ferrari, Rolls Royce, Bently, para moverse en las calles de la ciudad o ir a sus provincias los fines de semana?

¿No dice nuestra Constitución, por ellos aprobada, que legislar en beneficio propio es un delito que riñe con el espíritu y la letra de esa carta?

Es casi demencial que los honorables señores (que me perdonen si no uso el lenguaje de género porque en español el masculino envuelve el plural de ambos sexos) que dicen representarnos, no se percaten que su demanda de exoneraciones abiertas ofende la pobreza y la conciencia nacional, en momentos en que el gobierno debe hacer el uso más comedido de los recursos públicos.

¿No le bastan acaso exoneraciones cada dos años, en lugar de una por cada periodo? Lo que agrega más indignación a este reclamo insólito es el amplio abanico de privilegios que los legisladores se han otorgado a despecho del reproche público y la venta por muchos de ellos del derecho de exoneración, lo que está prohibido por ley.

El país espera que por lo menos los legisladores de oposición, que tanto hablan de transparencia y corrupción, aborten esta nueva afrenta a la sensatez.


Te puede interesar
Modal