Lo peor es la masiva y resaltada campaña de desinformación


Autor: Nelson Marte | Fecha: 05-19-2017

imagen-articulo

El “casi silencio” del Post no es lo peor... y la moraleja, ay.

Al influyente diario norteamericano The Washington Post le ha llamado la atención, según un encabezado difundido en un par de diarios digitales locales y en las redes sociales, que los graves escándalos de Odebrecht que han estremecido al Planeta, en el país estén “casi silenciados”.

Mas eso no es lo peor.

Lo peor es la masiva y resaltada campaña de desinformación que como contrapartida de ese “casi silencio”, mantiene el oficialismo que vive, cual culpable, reaccionando a la defensiva.

Mientras la enorme plataforma comunicacional del gobierno es una formidable maquinaria de falsas noticias y engaños sobre los hechos y la investigación que se hace a sí mismo sobre el fraude de Odebrecht y compartes, cualquier eructo que se le salga desde la cárcel a los delincuentes internacionales Mónica Moura y Joao Santana, tienen aquí privilegiada, masiva y poderosa repercusión.

Pero lo mucho hasta Dios lo ve, nos recordó recientemente el obispo metropolitano de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria.

 

Toda la propaganda y las campañas del gobierno, que tienen la pinta del diseño y ejecución de las empresas de Joao Santana, no hacen sino provocar más y más rechazo, nuevas y mayores condenas hacia el gobierno del PLD.

Como acaban de revelar los datos de la encuesta Geodata Survey, hasta un 88% de la población opina que el país va por mal camino o apenas sobrevive, mientras 96.2% considera que existe abundante o mucha corrupción.

Es lo mismo que determinó Gallup-Hoy de febrero, según la cual 91% de la gente apoya #MarchaVerde por el fin de la corrupción y la impunidad.

Y a igual conclusión arribó la firma norteamericana Enodo Global en un estudio hecho en las redes sociales, el cual determinó que la mayoría rechaza y condena al gobierno que pone a la gente y a la actividad económica al borde de riesgo social.

Y...lo grande de todo es la moraleja que flota en el aire: de nada le vale al gobierno su carísima plataforma de desinformación y el secuestro de la opinión pública: cada vez tienen más rechazo y condena.

 


Te puede interesar
Modal