"El agua de Valle nuevo"


Autor: Eleuterio Martínez | Fecha: 01-07-2017

imagen-articulo

 

El agua que se produce en el Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier (Valle Nuevo) va a la presa de Sabana Yegua y desde allí hace florecer la agricultura de la Llanura de Canoa – Vicente Noble – Tamayo – Jaquimeyes – Palo Alto – Cachón – Fundación y muy especialmente, va a la Plena de Azua, a través del Canal YSURA, convirtiendo el desierto de los años 80 en el oasis y el vergel que hoy produce todo tipo de alimentos para el país.

El agua de Valle Nuevo va a las presas de Jigüey –Aguacate–Valdesia – Las Barías y desde allí genera electricidad, calma y sacia la sed de la capital dominicana (a través del acueducto Valdesia–Santo Domingo) y hace florecer la agricultura en la provincia Peravia a través del canal Marcos A. Cabral y en la provincia de San Cristóbal, a través del canal Nizao – Najayo.

El agua de Valle Nuevo va a las presas Arroyón – Tireíto, Pinalito y Blanco (en el mismo firme de las montañas de la Cordillera Central y después de generar electricidad, va a alimentar la presa de Hatillo y desde allí a todo el Cibao Oriental, el principal granero agrícola del país, además del agua que se consume en 22 pueblos y ciudades del nordeste.

El agua de Valle Nuevo va a la hidroeléctrica de Jimenoa, y desde allí al complejo hidroeléctrico de Tavera – Bao – López Angostura para saciar la sed de la capital del Cibao y 16 pueblos más (Acueducto Cibao Central) y hacer florecer el segundo granero agrícola más importante del país, a través del proyecto de riego más grande hasta ahora construido en el territorio nacional (PRYN).

El agua de Valle Nuevo va al valle de Constanza para irrigar la zona de producción hortícola más grande e importante del país, donde además de hortalizas y flores, también abastece de agua potable a la capital de la Cordillera Central (Constanza) y, en parte, a la segunda ciudad cordillerana de mayor importancia (Jarabacoa).

El agua de Valle Nuevo va a Rancho Arriba y hace productivo y fertil el tercer vallecito intramontano más prometedor para la producción hortícola de invernaderos, y aunque parezca increíble, de esta área protegida se originan las nacientes de los ríos Masipedro y La Descubierta para completar su papel de sombrilla hídrica que alcanza a las provincias de Barahona, Monte Cristy y Samaná.


Te puede interesar
Modal