Los Reyes Magos de mi infancia


Autor: Filiberto Cruz Sánchez | Fecha: 01-06-2017

imagen-articulo

Los Reyes Magos de mi infancia. Los niños esperábamos con impaciencia la llegada del Día de los Reyes Magos.

Era una costumbre que la noche anterior nos fuéramos a la cama más temprano que nunca, pues en Villalobos no conocíamos la energía eléctrica, sino las "jumiadoras".

Mi madre, que era la jefa de la familia, nos mandaba a dormir a prima noche, pero antes, cada uno de sus hijos teníamos que preparar un jarro conteniendo agua y varias ramas de yerba verde que era colocado debajo del colchón, en el piso, como recompensa a los Reyes que venían de lejos, con sus regalos, cabalgando sobre lomos de camellos hambrientos.

Al despuntar el alba, despertábamos raudos y extendíamos los brazos hacia donde habíamos colocamos el jarro, con la ilusión de encontrar los juguetes con los cuales nos pasábamos el resto del día correteando por toda la comunidad, brincando y saltando, henchidos de alegría y felicidad.

Así celebrábamos, cada año, el día de los tres reyes magos que ahora batallan contra la transculturación y la avaricia.

 


Te puede interesar
Modal